Guía de estilo de las hojas de estilo

Qué es una guía de estilo

Una hoja de estilo se puede escribir de muchas maneras distintas y dar el mismo resultado.

Hay muchos aspectos que se pueden hacer de varias maneras (los espacios en blanco utilizados, los saltos de línea, el orden en que se escriben las propiedades, el orden en que se escriben las sentencias, etc.) y no se puede decir de forma objetiva que una manera esté bien y otra esté mal. Por ejemplo, los dos siguientes ejemplos son completamente equivalentes para los navegadores:

h1{color:white;background-color:black;}
h1 
{
color : white ; background-color : black ; }

Lo importante al escribir una hoja de estilo es seguir siempre los mismos criterios, para que sea más fácil detectar errores o reutilizar las hojas de estilo en nuevos proyectos. Pero la diversidad de casos posibles hace que cada regla tenga excepciones.

En estos apuntes, tanto en los ejemplos como en los ejercicios, se sigue una serie de criterios que se detallan a continuación. En la mayoría de casos se trata de criterios bastante extendidos, por lo que se recomienda al alumno seguirlos al realizar los ejercicios.

Juego de caracteres

Se recomienda utilizar únicamente caracteres "ingleses" en las hojas de estilo. Por ejemplo, se recomienda no utilizar acentos, ñ, ç, etc. en los nombres de las clases o ids.

Tabuladores

Se recomienda no usar tabuladores. Cuando se quiera tabular una línea, se recomienda usar un par de espacios en blanco.

Saltos de línea y espacios en blanco

Se recomienda escribir las sentencias de la siguiente manera:

h1 {
  background-color: black;
  color: white;
}

p {
  text-indent: 3em;
}

Orden de las sentencias en la hoja de estilo

Se pueden utilizar dos criterios:

  1. Escribir las sentencias en el orden en que aparecen los elementos en la página web. Este criterio se suele utilizar cuando una hoja de estilo se va a aplicar a una sola página, lo que será habitual en este curso, en que cada ejercicio tiene su propia página web.
    html {
      /* ... */
    }
    
    body {
      /* ... */
    }
    
    h1 {
      /* ... */
    }
    
  2. Agrupar las sentencias por categorías. Por ejemplo, escribir primero las relativas a los bloques y después las relativas a elementos en línea. Dentro de cada categoría se pueden escribir las sentencias por orden alfabético o por el orden en que suelen aparecer en la página. Este criterio se suele utilizar cuando una hoja de estilo se va a aplicar a muchas páginas distintas, lo que suele ser habitual en sitios web reales.
    h1 {
      /* ... */
    }
    
    p {
      /* ... */
    }
    
    address {
      /* ... */
    }
    
    em {
      /* ... */
    }
    
    strong {
      /* ... */
    }
    

Orden de las propiedades en cada sentencia

Las propiedades se escribirán en el siguiente orden:

Cuando hay varias propiedades que hacen referencia a los lados (por ejemplo, margin-top, margin-right, margin-bottom, margin-left) yo tengo la costumbre de escribirlas en el orden -left, -right, -top, -bottom.

Yo tengo la costumbre de escribir los valores de la propiedad border en el orden color, grosor, estilo.

Nombres de las clases

Se intentará que los nombres de los clases hagan referencia a categorías más que a aspectos visuales. Por ejemplo, conviene evitar llamar a las clases con nombres de colores (azul, blanco, etc.) porque en una página web real los colores es uno de los elementos que más se suele cambiar con el paso del tiempo.

Lógicamente, esta recomendación es más importante en las webs reales que en un curso como este, ya que en las webs reales se modifica a menudo el aspecto visual, mientras que en un curso como este cada ejercicio es independiente y sólo se realiza una vez.

Por otro lado, esta recomendación es una de las más ambiguas y por tanto difíciles de seguir. Por ejemplo, aunque se desaconseje utilizar nombres de colores, sería más admisible definir clases "izquierda" y "derecha" para imágenes flotantes, que también hacen referencia a un aspecto visual. El motivo es que es menos probable que decidamos cambiar a la derecha todas las imágenes flotantes que salían a la izquierda y viceversa, que decidamos cambiar el color de un elemento o cambiar la gama de colores de un sitio web.

En los casos en los que no sea fácil nombrar las categorías, se recomienda utilizar nombres genéricos, por ejemplo "color-1", "color-2", "color-3", sería preferible a "azul", "rojo", etc.

Cuando el nombre de la clase contiene varias palabras o números, separar las palabras con guiones (-): por ejemplo "estilo-1", "fecha-edicion", "autor-libro", etc.

Orden de las clases en la hoja de estilo

Si se definen clases, se agruparán todas las sentencias en la primera aparición de la etiqueta (aunque en la página web esas clases aparezcan más tarde).

h1 {
  /* ... */
}

p {
  /* ... */
}

p.importante {
  /* ... */
}

p.errata {
  /* ... */
}

Clases o id

Se utilizarán prefentemente clases en vez de id, aunque las clases se vayan a asignar a un único elemento.

Únicamente se aconseja el uso de id cuando asignar la misma clase a varios elementos provoque problemas en la página (por ejemplo, en el caso de posicionamiento absoluto de elementos).

Número de clases

Cuando un elemento se muestra en una página de N formas distintas, se puede hacer como mínimo de dos maneras:

Se aconseja utilizar el primer método, es decir, definir tantas clases como tipos de elementos, y reservar la sentencia sin clase para los aspectos comunes a todas las clases.


Por ejemplo, supongamos que en una página hay tres tipos distintos de párrafos <p> (con tipos de letra o colores distintos, etc.). Podemos hacerlo de dos maneras (se aconseja utilizar la primera):